Por los ojos




Mis amigas de Buenos Aires, que todavía no experimentaron la increíble pero real potencia de la comunicación dentro del universo bloguero -twitteril, me envían a diario cerca de una docena de mails. Suelen ser reenvíos, cadenas y mucho, pero mucho pps. Yo me alegro y se los agradezco porque sé que esa es la forma de decir "me acuerdo de vos". Y también respondo y reenvío para que sigamos, si cabe, unidas por el mismo lenguaje manteniendo encendidos esos fueguitos de los que habla Eduardo Galeano.

Uno de esos mails fue, justamente, el que contenía estas imágenes.

No conocía nada de Jacek Yerka pero desde hace un rato no puedo dejar de mirar y admirar sus obras ni de preguntarme por la vida del hombre dentro del cual vive ese artista.

2 comentarios:

jane dijo...

¡quiero vivir en uno de esos dibujos!

buena idea BloweBló, el de subirlos para que podamos apreciarlos :)

¡gracias!

bendiciones muchas, querida querida Campanita :) (=

Eduardo Betas dijo...

Me preocupa, aunque sé que es inevitable, que también en internet se vayan generando algo así como clases de usuarios. Porque así como muchos ridiculizamos en la vida no mediada algunos gestos de horruorr por parte de viejas copetudas (aclaro que conozco a viejas copetudas de sólo 15 años) algunas veces incurrimos en los mismos gestos a la hora de hablar del tráfico de cadenas y PPS.
Por supuesto que sé que muchos de estos mail son sensibleros, kitch y, algunos pocos, francamente de mal gusto. Pero también sé que para muchas personas este tipo de envíos se transforman en una puerta de entrada a internet. Un acceso a esta vida mediada desde los contenidos de la vida no mediada, la cotidianeidad, el vivir diario. Y esto no es poco. Al contrario.
Por eso respeto mucho esas publicaciones. Porque tras ellas están las personas que necesitan comunicarse y lo hacen como lo sienten y con los recursos que tienen a mano. Pero lo hacen. Conozco a mujeres septuagenarias que han superado duelos muy fuertes a partir de empezar a usar la PC. Y no hicieron, de movida, un blog, sino que mandaban power points que les llegaban. Y eso no es vergonzante. Habla del querer comunicarse con el otro desde lo que se tiene a mano. Sin mandarse la parte de nada.
Por supuesto que siempre estarán quienes prefieran decir qué horruorr ante los pps y seguir hablando de gadgets, widgets y otras palabrejas que los van a hacer sentir superiores.