El orden de los factores no altera el producto, ¿o si?

Hay ocasiones en que la realidad hace tambalear esos conocimientos que uno tiene incorporados. Uno de ellos es la propiedad conmutativa, esa que dice que "El orden de los factores no altera el producto".

Hace poco, en Carpe Diem, se publicó un post titulado "Pensar antes de escribir", y ... ¡¡qué cierto resultó ... !!. Podría agregarse que también es importante pensar "después" de escribir.

Todos hemos tenido la experiencia de leer algo tan, pero tan mal escrito, que terminaba significando cualquier otra cosa.

¿Qué me empujó a publicar esto?, pues es muy simple, un simple, sencillo e inocente letrero en un negocio:


¡Pobre oveja!, procesada para producir "aceite de oveja" utilizado para conservar queso ...

Hay muchas aberraciones "literarias", o simplemente cosas curiosas o conceptos a los que no estamos acostumbrados. A modo de ejemplo les dejo estas otras dos:

"Paté" en Cosas que pasan
"Ni de pelea ni de cena" en Carpe Diem

Ahora el desafío es recolectar estas curiosidades. A ver qué recibo, y prometo publicarlo.


Este post fue hecho con la colaboración de @latiasbe

3 comentarios:

Juana Banana dijo...

no era mejor "ovejitas de queso en aceite"?
jajajaja

Estas curiosidades me matan!

Mirá si me pongo a sacar fotis de los carteles que hay acá en Corrientes, hay uno muy conocido, en guaraní:

Yaguá Jacú (perros calientes)

abrazo!!! a @latiasbe; y a mi Campanita hermosa :)

Laura Pintos dijo...

Jajajaja, ese aceite sí que no lo conocía! Gracias por la lectura fiel, Blanca, y un beso.

Chuchinga dijo...

Me morí con los descubrimientos, prometo aguzar los sentidos!

Besos mil.