Mario Benedetti


Defensa de la alegría

a trini

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias y las definitivas
defender la alegría como un principio

Defenderla del pasmo
y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

Defender la alegría
como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

Defender la alegría
como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

Defender la alegría
como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

Defender la alegría
como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas del azar
y también de la alegría

2 comentarios:

Chuchinga dijo...

Qué hermoso Blanki, lo que elegiste para recordarlo!!!
Palabras que lo representan a él pero también te reflejan a vos.
No me olvido de vos, sabés?
Estas miguitas que vas dejando en el camino, me dicen que comenzaste a andar, y eso me pone contenta.
Te mando el más grande de los abrazotes.

Blanca dijo...

Gracias Mariana!

Mario Benedetti es alguien que merece ser recordado con alegría, entre otras muchísimas cosas porque puso algo tan difícil como es el lenguaje poético al alcance de todos.

El que se va de este mundo dejando un buen recuerdo nunca se va del todo, ¿no?

Abrazote gigante para vos también